5 Consejos para afrontar el miedo a volar

¿Tienes miedo a volar?

Tendemos a pensar que cuanto más generalizado es un hábito, menos personas sienten miedo o sufren estrés ante esa situación. Sin embargo, cada vez se oyen más casos de personas que sienten pánico a situaciones que para muchos de nosotros están totalmente normalizadas. Hoy vamos a hablar del miedo a volar: la aerofobia.

Al año se realizan alrededor de 37 millones de desplazamientos en avión, con una cifra mayor a tres mil millones de personas! Eso equivale al 43% de la población mundial. De todos esos millones de desplazamientos poco se escucha, sin embargo las remotas grandes catástrofes retumban en nuestras cabezas por años y vienen a nuestra mente cuando volamos. Esta es la causa principal de los miedos que miles de personas sufren cada vez que afrontan la situación de un viaje en avión. Si a eso le sumamos las recientes y lamentables noticias que nos llegan sobre aquellos que atentan contra aviones civiles sin escrúpulos, sembrando el pánico en toda la población, la situación se complica un poco más.

Para que un profesional pueda valorar la aerofobia es de vital importancia reflexionar sobre la intensidad de este miedo y hasta qué punto es limitante para ti: ¿Paraliza tus planes? ¿Condiciona tu vida personal o profesional? ¿Pierdes oportunidades por no saber afrontarlo? ¿Te hace entrar en conflicto con tu pareja, familia, compañeros de profesión…? Si las respuestas a estas cuestiones son afirmativas, quizás sea el momento de plantearte qué está en tu mano para hacer frente a un viaje en avión.

Miedo a volar Alentia
Miedo a volar Alentia

CAUSAS DE LA AEROFOBIA

Antes de comenzar a tratar esta fobia se debe determinar exactamente qué la provoca. Hablábamos de que muchos casos vienen provocados por el pánico a sufrir un accidente, sin embargo… ¿Es siempre así? ¿Pueden intervenir otras causas? Por ejemplo, miedo a las alturas, claustrofobia en el reducido espacio de un avión, condiciones climatológicas adversas, las temidas turbulencias, sobrevolar determinados espacios como altas montañas o mar abierto, permanecer largas horas en el avión, la oscuridad, el momento del aterrizaje o del despegue del avión… podríamos seguir la lista acompañando la proximidad de los sillones con personas que no conocemos, viajar solos/as, etc.

PRINCIPALES SÍNTOMAS

Vamos a ponernos por un momento en la piel de quien siente pánico a volar, probablemente esta persona sienta a nivel fisiológico palpitaciones “el corazón se me va a salir de pecho”, fuerte sequedad en la boca, gran tensión muscular e incluso espasmos en el cuerpo, verdadera dificultad para respirar acompañada de dolor de pecho, temblores y sudoración, palidez o sonrojo. Estas reacciones se van incrementando en la medida en que se acerca el momento del vuelo y van acompañadas de trastornos gastrointestinales, náuseas, mareos y malestar general.

La persona afectada, una vez comienza a notar estos síntomas se predispone para soportar los mayores niveles de ansiedad, ¿qué ocurre en ella a nivel mental? Los efectos psicológicos abarcan un amplio espectro: desde ponerse en la peor de las situaciones y manifestar miedo a morir, mostrar un profundo nivel de irritabilidad que le afecte desde el momento en que sabe que tiene que volar, incapacidad para concentrarse o tomar decisiones, disminución de los reflejos y fallos de memoria. Todos estos síntomas se puede notar desde macroconductas como el llanto, tics nerviosos, quedarse inmóvil, a microconductas como rascarse, tics involuntarios, intranquilidad generalizada…

TRATAMIENTO A SEGUIR

La aerofobia o miedo a volar es de origen psicológico y, por consiguiente, desde Alentia Centro de Psicología recomendamos asistir a terapia psicológica. Como otras fobias el tratamiento más frecuente es la exposición progresiva a la situación que origina la fobia.

Además, en la consultra trabajaremos otras técnicas, a destacar técnicas de relajación altamente útiles, entre ellas la ya mencionada en artículos anteriores “Técnica de respiración abdominal”:

Cada persona es única y resuelve sus miedos a un ritmo y una intensidad determinados, si bien siempre son bienvenidas unas recomendaciones para que la situación sea más llevadera.

RECOMENDACIONES

Como siempre os recomendamos algunas técnicas que pueden resultar muy útiles a la hora de afrontar esta situación ansiógena:

Escuchar música: La música tiene múltiples efectos beneficiosos. Relajarse escuchando música mantiene bajos los niveles de presión arterial, nos permite reducir la tensión muscular e incluso alivia el dolor que podamos llegar a sentir por la presión.

Distraernos: Los tiempos de espera cuando volamos suelen ser largos, entre los desplazamientos a los aeropuertos y espera hasta comenzar el viaje. Esto no es de gran ayuda para aquellas personas que sienten miedo a volar. Es por ello que se recomienda buscar alguna distracción, cualquier cosa que te guste te puede ayudar, sudokus, lectura, sopa de letras…. los móviles nos ofrecen hoy en día una amplia variedad de opciones de entretenimiento. ¡Prueba alguna de ellas!

¡Sentido del humor!: Os sorprenderá lo diferente que se ven las cosas desde la perspectiva del buen humor. Seguramente tengas algo que te genere buen humor, ya sea una película, canción, hablar con alguien…. La risa libera endorfinas que nos harán estar de mejor humor y relativizar la situación que nos genera pánico.

Cambiar de pensamiento: Si… ya sabemos que no es tan fácil, pero si entrenas un poco conseguirás detectar cada uno de los pensamientos que se te pasan por la cabeza y te generan ansiedad para cambiarlo conscientemente por otro pensamiento positivo. Reemplazar estos pensamientos te harán sentir mejor y te liberarán de la carga que te producen los pensamientos negativos recurrentes.

Respiración: Es vital controlar la respiración para tener la situación bajo control, con nuestras pautas ¡seguro que lo conseguirás!

Como siempre nos ponemos a vuestra disposición para las consultas relacionadas con las temáticas sobre las que os hablamos.

Os esperamos en Alentia, ¡hasta la próxima!

Mabel Domínguez
Psicóloga Sanitaria, Alentia Centro de Psicología

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.