Miedo a conducir

Miedo a conducir: ¿Sufres Amaxofobia?

Miedo a conducir es lo que se llama en el argot profesional Amaxofobia. El término hace referencia a la respuesta de intenso temor e incapacidad que experimentan algunas personas al conducir un vehículo, o simplemente al pensar que tienen que hacerlo. Está catalogada como una fobia específica, y por lo tanto responde al mismo patrón de síntomas.

En general, el miedo a conducir se inicia con una aguda crisis de ansiedad (a veces un ataque de pánico) mientras se está conduciendo. La intensa sensación de falta de control que esta experiencia negativa provoca, acompañada de una serie de pensamientos catastrofistas sobre lo que podría haber sucedido, produce un gran impacto emocional y un fuerte temor ante la posibilidad de que la crisis se repita o se produzca finalmente un accidente de tráfico.

Causas por las que aparece la amaxofobia:

  • Por razones de estrés postraumático, como consecuencia de haber presenciado o sufrido un accidente.
  • Por falta de formación o práctica al volante, como conductores que tras obtener el carné de conducir no lo han utilizado.
  • Problemas psicológicos relacionados con el estrés, ansiedad, autoestima, etc., que se manifiestan al volante.

Características personales que más se repiten en las personas con miedo a conducir:

  • Antecedentes de trastornos de ansiedad y depresión.
  • Alto nivel de estrés.
  • Mediana edad (30-40 años)
  • Fragilidad emocional.
  • Baja autoestima.
  • Reducido nivel de tolerancia a la frustración.
  • Rigidez mental.
  • Gran nivel de autoexigencia.
  • Alta susceptibilidad al miedo.

Síntomas durante la crisis:

  • Ansiedad extrema.
  • Sudoración.
  • Taquicardias.
  • Temblores.
  • Vértigo.
  • Dolor agudo de cabeza.
  • Malestar gástrico.
  • Alta tensión muscular.
  • Bloqueo mental.
  • Creencia de muerte inminente.

Circular en puentes, túneles, vías rápidas de varios carriles, circular por vías con muros de separación, curvas cerradas y en pendiente, transitar puertos de montaña, incorporarse a vías rápidas, salir de estacionamientos… Son algunas de las situaciones más comunes que suelen producir crisis de ansiedad en personas con miedo a conducir.

Me siento identificado/a… pero ¿de verdad tengo Amaxofobia?

Te facilitamos un cuestionario para que puedas cumplimentar y valorar realmente qué grado de ansiedad te producen las diferentes situaciones.

TEST PARA LA DETECCIÓN DE AMAXOFOBIA

¿Cómo se supera el miedo a conducir?

Abordar el tratamiento de este trastorno, implica modificar las ideas y pensamientos erróneos que tiene la persona acerca de sí misma y de la conducción, y descondicionar la respuesta de huída ante las diversas situaciones que le generan ansiedad y el pánico.

Para conseguir el primer objetivo, la utilización de técnicas de reconstrucción cognitiva son de vital importancia. Pero tan sólo con esta estrategia no se logra suprimir el fuerte condicionamiento emocional asociado al miedo. Por eso, el segundo objetivo se alcanza usando las técnicas de exposición en vivo, de una manera progresiva y guiada, por supuesto, por profesionales cualificados.

Cómo en cualquier fobia, la exposición en vivo permite desarrollar experiencias directas de afrontamiento que ayudan a:

  • Refutar las expectativas negativas con pruebas de realidad.
  • Desarrollar autocontrol emocional en la situación problema.
  • Mejorar las habilidades psicomotrices propias del manejo de vehículos.
  • Aumentar los recuerdos positivos sobre la capacidad de conducir.

Para ello te proponemos abordar el tratamiento de esta fobia de manera combinada, atención psicológica para tratar en consulta la reestructuración cognitiva y en segundo lugar contar con profesionales cualificados que te ayuden de manera práctica a afrontar situaciones pánico en el vehículo.

Para ello contamos Raúl Megías, profesor de autoescuela y gran conocedor de la problemática del miedo a conducir. En su Autoescuela “Sobre Ruedas” ubicada en C/ Arabial 113, Granada, te ayuda a  superar cualquier temor que pueda surgir relativo a la conducción:

 Raúl, cuéntanos, en tus años de experiencia:

  • ¿Quién suele acudir a vosotros preocupados por tener miedo a conducir?

Dos son los perfiles de las personas que acuden a la autoescuela para recibir ayuda. El primero y más abundante, personas con baja autoestima que llevan mucho tiempo sin conducir y que, primero han intentado sin éxito conducir con la ayuda de algún familiar, amigo, pajera,… La experiencia no suele ser muy positiva y acuden a la autoescuela buscando ayuda profesional.

El segundo tipo son personas que suelen haber tenido alguna mala experiencia como un accidente de circulación. El temor a conducir en éstos es más significativo que en los anteriores.

  • ¿Es difícil para una persona, que probablemente lleve años con el carné, sentarse y reconocer… no cojo el coche porque me da pánico?

Reconocer que tenemos un problema nunca es fácil.

Nos acomodamos a vivir con amaxofobia porque buscamos la manera de no necesitar conducir y cada vez cuesta más afrontar este problema.

La fuerza de voluntad y el apoyo en  casa son decisivos para reconocerlo y querer superarlo.

  • ¿Cuáles suelen ser las causas principales por las que os confiesan no conducir?

La mayoría de las personas que acuden con este problema se sacaron el carné de conducir hace tiempo y no han vuelto a conducir. Unas porque no lo necesitaban para sus quehaceres diarios y otras porque se acomodaron a ir en el asiento del acompañante.

Claro está, cuando realmente necesitan volver a conducir, no se atreven. El resto de usuarios de la vía les intimidan y no confían ni en su actitud ni en su aptitud al volante.

  • ¿Qué ofrecéis para solucionar este tema en Autoescuela Sobre Ruedas?

La ayuda profesional es esencial. Como he dicho antes, la primera opción suele ser un familiar o amigo, que los lleva a un descampado o a un polígono industrial. La experiencia no es positiva y agrava el problema.

Hay que tratar cada caso de manera particular, ver cómo reacciona cada persona a la circulación y avanzar de manera progresiva, de menos a más; el ritmo lo han de marcar ellos. Sin presiones, sin prisas, intentando normalizar los fallos que puedan surgir, haciéndoles entender que la mayoría de estos fallos (calar el vehículo, frenar bruscamente, acelerones,…) no tienen la importancia que ellos les dan.

Primero acabamos con el miedo por medio de la obtención de confianza y autoestima y después nos centramos en el perfeccionamiento del manejo del vehículo.

  • ¿Cómo suele responder la gente?

El primer día acuden con muchos nervios y muchísima inseguridad y cuando acaban la clase, con una sonrisa de oreja a oreja. Se dan cuenta de que pueden volver a conducir. Después viene el trabajo diario para corregir los errores y la mejora día a día de su capacidad de reacción.

El ritmo de evolución lo marca el propio alumno pero en general, la gente responde muy bien, mejor de lo que ellos mismos esperan.

  • ¿Cuántas clases necesita una persona para volver a estar capacitada para conducir?

Como ya he dicho antes, el ritmo de evolución lo marca cada alumno y por tanto no hay un número concreto de clases.

Sí es cierto que si la persona ha tenido un apoyo psicológico previo está más receptiva a querer dar el paso de montarse en el asiento del conductor.

De igual manera, el apoyo de familiares y amigos también ayuda a ponerle una solución a un problema que es más común de lo que creemos.

Esperamos que esta información te haya sido de utilidad, recordarte que si quieres exponer tu problema para valorar el grado de temor que te ocasiona conducir, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo sin compromiso, estaremos encantadas de escucharte.

Teléfono: 958 963 151

info@alentiapsicologia.es

 Mabel Domínguez

Psicóloga Sanitaria, colaboradora de Alentia Centro de Psicología.

¿Te gusta? Cuéntanoslo Facebook_icon

4 pensamientos en “Miedo a conducir: ¿Sufres Amaxofobia?”

  1. Es un tema muy interesante y muy cotidiano, somos tantas las personas que necesitamos coger el coche diariamente, que sentir miedo a conducir se puede convertir en una auténtica pesadilla, lo alentador es saber que hay profesionales que te ayudan a enfrentar el problema dándote las herramientas necesarias para que el problema desaparezca, o bien para ser capaz de controlarlo.
    Lo dicho, ¡un gran alivio!
    El test un acierto .

  2. Hola como siempre, soy fiel seguidora de vuestro blog, y me parecen muy acertados los temas que tratais, son de plena actualidad. En este caso la introducción del test me ha parecido muy útil. Como siempre ENHORABUENA !!!!

  3. No sabia que tenia esa fobia. Me da pánico coger el coche. Tengo un miedo atroz a tener un accidente. Busco siempre a gente que tenga coche para ir a los sitios y al trabajo. Por otro lado no me siento bien porque dependo de otros y además parece que me aprovecho de ellos. He decidido pediros cita. Hasta muy pronto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *