¿Cómo aumentar tu autoestima?

“Nada beneficia más al hombre que su autoestima”. John Milton

¿Alguna vez has sentido que no eres lo suficiente como persona?

¿Te sientes incapaz de comprender y superar tus problemas o de respetar y defender tus intereses y necesidades?

Si tu respuesta es afirmativa, ¡necesitas trabajar tu autoestima!

La autoestima es la forma en la que nos sentimos con respecto a nosotros mismos, y está determinada por la valoración, ya sea positiva o negativa, que hacemos de nuestras capacidades y valía personal.

Como decía Albert Einstein: “Todo el mundo es un genio. Pero si un pez se juzga por su habilidad para trepar árboles, pasará la vida pensando que es estúpido.”

La manera que tenemos de responder a los acontecimientos de la vida, depende en gran medida del concepto que tenemos acerca de nosotros mismos. Por eso, la autoestima es una parte importantísima de nuestro bienestar, ya que tener buen concepto de uno mismo es el mayor impulso para emprender proyectos que nos desarrollen como personas, y esto es clave a la hora de lograr una vida plena.

AUTOESTIMA= CONFIANZA + RESPETO HACIA UNO MISMO (Nathaniel Branden)

Tener alta autoestima significa sentirnos capaces y valiosos, confiar en nosotros mismos y respetarnos como personas. Si tenemos la certeza de que estamos capacitados para vivir y que merecemos ser felices, afrontaremos la vida con más confianza y optimismo, lo que nos ayudará a alcanzar nuestras metas y a sentirnos plenos.

Como psicólogas, en la consulta solemos encontrarnos ante la evidencia de que los problemas que presentan muchos de nuestros clientes tienen su origen en una baja autoestima, expresada en el desconocimiento que tienen de sí mismos, sintiéndose personas de poca valía y sin derecho a ser amados.

¿Cuándo se desarrolla la autoestima?  

La autoestima comienza a desarrollarse desde el mismo momento en que somos concebidos. Impresionante, ¿verdad? Y a partir de ese momento, evoluciona positiva o negativamente en función de la relación que establecemos con nosotros mismos y con nuestro entorno, en un proceso continuo que dura toda la vida.

¿De qué depende que las personas tengamos alta o baja autoestima?

La respuesta es sencilla: depende única y exclusivamente de nosotros mismos.

A pesar de la gran influencia que podamos recibir de nuestros padres, hermanos, profesores, familiares, amigos, etc., que a veces ponen sus expectativas en nosotros y nos pueden someter a críticas, comparaciones, o humillaciones en el peor de los casos, las personas tenemos la capacidad de pensar y razonar sobre nosotros mismos, independientemente de lo que piensen los demás. Evidentemente, nuestro entorno nos influye pero no es determinante, pues quien finalmente tiene el poder de elegir como sentirse consigo mismo es la propia persona.

Veamos algunas diferencias entre la autoestima alta y baja:

Características de una autoestima BAJA.

Características de una autoestima ALTA.
• Sentirse con una apariencia desagradable.

• Sentirse inferior a los demás.

• Sentirse con temor al fracaso.

• Sentirse ineficiente e improductivo.

• Sentirse rechazado por los demás.

• Despreciar sus cualidades naturales.

• Sentir que los demás no lo valoran.

• Dejarse influir con facilidad por otros.

• Sentirse bien con su apariencia física.

• Aceptar sus propios defectos.

• Sentirse alegre y optimista ante la vida en general.

• Sentirse aceptado.

• Enorgullecerse de sus logros.

• Sentirse capaz de influir sobre otros.

• Saber aceptar las frustraciones.

¿Podemos hacer algo para mejorar la autoestima?

Así es. La autoestima no algo estático sino que puede modificarse si trabajamos en ella de forma constante y consciente. Todo parte de un profundo auto conocimiento y aceptación personal.

Para ello, te proponemos que contestes a las preguntas de este test que te ayudarán a conocerte mejor y reflexionar sobre este concepto.

TEST DE AUTOESTIMA

Para aumentar la autoestima, lo primero que debemos trabajar es en la aceptación de uno mismo: de nuestra forma de ser, de nuestros rasgos físicos y de nuestro carácter. Esto implica ser consciente de nuestras virtudes y defectos, de nuestras capacidades y limitaciones, saber perdonarnos por nuestros fallos y errores, respetarnos y confiar en nosotros mismos.

Hacer estas reflexiones, nos ayudarán a tomar conciencia de cómo somos y esto nos facilitará llevar a cabo actuaciones para conseguir las metas que nos propongamos.

Por ejemplo, si quiero enfrentarme a una situación determinada y me centro en las cualidades que tengo para lograrlo, esto aumentará mis posibilidades de éxito y, por consiguiente, aumentará mi autoestima.

Te animamos a que veas el siguiente vídeo que nos invita a relativizar sobre el concepto de  auto aceptación.

Según los últimos estudios, las personas con alta autoestima son más felices, manejan mejor los conflictos, resisten más la presión, son más optimistas y realistas, son más competentes y más seguros.

Además, al trabajar la autoestima se consigue minimizar el miedo al fracaso, a cometer errores, miedo al rechazo por parte de los otros, y se fomenta la motivación, la creatividad y las relaciones sociales sanas.

Como conclusión, podemos decir que el bienestar de las personas depende en gran medida de su autoestima.

En Alentia trabajamos por el bienestar de nuestros clientes.

No dudes en visitarnos, ¡podemos ayudarte!

 

Gloria Sánchez. Psicóloga en Alentia Centro de Psicología.