Fibromialgia: ¿Cómo afecta psicológicamente?

Actualmente la fibromialgia es el problema de dolor crónico generalizado más frecuente en la población; en España la sufren más de un millón de personas, especialmente mujeres.

Las personas con fibromialgia tienen una elevada sensibilidad en la percepción del dolor. Esto significa que cualquier estímulo les puede resultar doloroso y, como consecuencia, mantienen un estado continuo de alerta y vigilancia ante la posibilidad de experimentar dolor, lo cual es tremendamente estresante.

Además de afectar al estado de salud, la fibromialgia tiene un gran impacto en la calidad de vida de la persona, en su familia y su trabajo.

El dolor que  se experimenta en múltiples partes del cuerpo limita la vida cotidiana y, con frecuencia, impide realizar tareas diarias, practicar ejercicio físico o disfrutar de actividades de ocio.

Además de dolor crónico, aparecen otros síntomas importantes como fatiga, problemas de sueño, cefaleas, ansiedad, depresión, problemas de concentración y de memoria, entre otros.

La causa de la fibromialgia es aún desconocida. Sin embargo, se ha demostrado que ciertos eventos traumáticos, la presencia de estrés y el malestar emocional en general, funcionan como factores de riesgo que pueden desencadenar y/o empeorar el desarrollo de esta dolencia.

¿SE PUEDEN TRATAR LOS SÍNTOMAS DE LA FIBROMIALGIA?

Hay una fuerte evidencia científica sobre el efecto beneficioso de la terapia psicológica en el control del dolor, ma­lestar físico y el estado de ánimo en personas con fibromialgia.

Recientes estudios demuestran que la intervención psicológica mejora significativamente el estado de ánimo, disminuyendo la percepción del dolor, los problemas de sueño, los pensamientos catastróficos y los niveles de ansiedad.

Con la intervención psicológica se aprenden nuevas formas de procesar y gestionar el dolor, y se adquieren los recursos necesarios para manejar el estrés que supone hacerle frente. Como resultado, la persona retoma el control de su vida, siendo capaz de relajarse ante el dolor, modificando sus creencias y pensamientos negativos, y solventando las situaciones derivadas de este problema.

En Alentia promovemos la mejoría del estado de salud emocional y trabajamos en la prevención y alivio de los síntomas de la fibromialgia a través de terapias psicológicas de reconocida eficacia como la Terapia Cognitiva Conductual y la terapia EMDR, consiguiendo disminuir los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas.

Para más información: Haz click aquí para contactar con nosotros

Y si conoces a alguien con fibromialgia, te recomendamos que sigas estos breves consejos:

  • Apóyale: Necesita saber que no está solo/a, y que su familia y amigos creen en su enfermedad y en la posibilidad de mejorar.
  • Ten paciencia: A veces gran parte de su sufrimiento es a causa de las exigencias procedentes de los demás, pero sobre todo de sí mismo. Hazle saber que no vas a criticarle y que puede contar con tu ayuda siempre que lo necesite.
  • Ayúdale a lidiar con el estrés: Aprender a manejar el estrés hará que sus síntomas se alivien.
  • Anímale a seguir luchando: Cada dificultad se convierte en un reto a superar. La ayuda profesional puede ser muy eficaz para vencer esta lucha.

Gloria Sánchez. Psicóloga en Alentia Centro de Psicología.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *